miércoles, 29 de febrero de 2012

PASTELILLOS DE MERMELADA DE CIRUELA

Za Lidija









En Montenegro llega la época del ayuno: " La Cuaresma", y aunque esta tradición en España se ha ido perdiendo, aquí por el contrario se mantiene e incluso ha aumentado su seguimiento.
Durante la época comunista, la religión no tenía gran relevancia salvo para alguna minoría, que
conservaban sus  tradiciones, yo diría incluso que  en la clandestinidad.  En Montenegro siempre han convivido tres religiones: la católica, la ortodoxa y la musulmana. 
Su convivencia no es  tarea fácil e históricamente han sido el caldo de cultivo de un montón de conflictos.
El sentimiento  religioso aflora aún más en  tiempos difíciles como los que estamos viviendo mundialmente.
Esta receta es de "baba Nena", me la enseñó a hacer  porque la agotamos; hay veces que no llegan ni a enfriarse y ya les hemos comido.


INGREDIENTES:
1  vaso de agua fría
1 vaso de aceite de girasol
3 vasos de harina floja (tipo 400)
otro vaso aproximado de la misma harina floja
1 sobrecito  de levadura química
1/2 c/c de sal
mermelada de ciruela
5  ó 6 cucharadas de azúcar glas
1 sobre de azúcar vainillado
ELABORACIÓN:

Encender el horno para que empiece a calentarse.

En una fuente echamos el agua, el aceite y la sal.

Mezclamos bien la levadura con la harina e incorporamos a la fuente con los líquidos.

Con una cuchara vamos amasando enérgicamente. 

Quedará una masa pringosa.

Echamos un poco de harina extra en la encimera y volcamos la masa sobre ella.

Poco a poco vamos a ir agregando más  harina hasta conseguir una masa blanda pero que no se pegue en los dedos. No se puede hablar de cantidad aquí , hay que coger el punto a la masa,  podría llegar a otro medio vaso aproximadamente.

Amasamos unos minutos y extendemos con el rodillo.

Dejaremos un grosor de 1cm. escaso. Aumentan de tamaño.

Con un cortador recortamos cuadraditos de unos 8x8cm. o cualquier otra medida que os guste más.

En el centro de cada cuadradito ponemos un poco de mermelada.

Vamos cogiendo las puntas y las pegamos unas con otras.

Apretar bien los vértices porque se despegan y se abren mucho los paquetitos.

Colocamos papel antiadherente sobre la fuente del horno y colocamos sobre ella los pastelillos con algo de distancia entre sí.

Horneamos a 220º unos 15-20minutos.

Cuando ya tienen un color ligeramente dorado sacamos del horno y ponemos sobre una rejilla para que enfríen un poco.

Mezclamos el azúcar glas con el azúcar avainillado.

Empezamos a colocar los pastelillos en una fuente y con una cuchara vamos espolvoreando el azúcar generosamente, por encima.

¡Vuestra cocina  tendrá un agradable  AROMA a masa horneada y  vainilla!


1 comentarios:

A.L.M. dijo...

Hola!me ha encantado tu blog, que buenas recetas. He descubierto esta página www.cazarecetas.com, donde puedes subir tus recetas, promocionar tu blog y ganar un dinerillo con ellas. Echale un ojo a ver si te interesa.
Un saludo.