sábado, 18 de febrero de 2012

ROSQUILLAS DE ANIS OTRA FORMULA

Con la tormenta de nieve que había afuera, y con la  prohibición de que los ciudadanos utilizáramos los vehículos, salvo para  casos de extrema necesidad...               
   
    ¡he decidido ponerme a hacer rosquillas!.
Tenía pendiente mi receta: la última que os dí fue la de mi amiga Carmen.
Vamos a utilizar como herramientas de medidas; los vasos, las cucharas, los sobres… de esta forma es tan divertido que podemos aprovechar una tarde tranquila para hacerlas con nuestros hijos o nietos. Les encantará mancharse, moldearlas….¡no les dejaremos freírlas!... pero las disfrutaran al final en la merienda con un buen vaso de leche.

Con esta cantidad he obtenido todo el plato que veis en la foto. 

INGREDIENTES:


1 vaso de leche
1 vaso de licor de anís
1 vaso de aceite de oliva
1 vaso de azúcar
ralladura de un limón o de una naranja
corteza de un limón o de una naranja ( evitar cortar mucha parte blanca junto a la corteza)
2 huevos
1 cucharada de anises (opcional)
1 sobrecito de levadura química (2 cucharaditas)
5 vasos aproximados (de los de nocilla) de harina floja  (1/2 kg aprox.)
Azúcar glas o grano 
Aceite de girasol para freír

ELABORACIÓN

Para la masa:
En una cazuela pequeña ponemos el aceite  junto con la  corteza y dejamos freír durante un par de minutos,  cuidando  que no llegue a ahumar. 
Dejamos enfriar y retiramos la corteza.
En un recipiente ponemos el vaso de leche, el de azúcar, los huevos, la ralladura del limón y los anises.
Batimos manualmente con la varilla hasta que esté bien mezclado.
Añadimos el licor de anís y el aceite sin la corteza.
Batimos bien.
Tamizamos la  harina y la vamos añadiendo a la mezcla anterior poco a poco.
Ha de quedar una masa suave pero que no se nos pegue en los dedos.
Amasar unos minutos.

(Los 500 gr. de harina son orientativos puede llevar un poco menos, siempre dependerá del tipo de harina).
Dejamos reposar la masa  durante media hora, en el recipiente, cubriendo  con un paño limpio que no toque la masa.
Transcurrido el tiempo cogeremos pequeñas porciones de la masa  y formaremos bolitas.
A partir de este paso podemos hacer dos cosas:

    1. En la bolita hincar el dedo pulgar para abrir un agujero y  agrandarle un poco o...
     2. Formar barritas alargadas y luego unir las puntas cruzándolas.

Para freírlas:

En una cazuela pequeña ponemos abundante aceite de girasol y agregamos la otra corteza de limón.
Dejamos freír  un par de minutos, cuidando que el aceite no ahume. Retiramos la corteza del limón.
Bajaremos la intensidad del fuego para evitar que se nos frían muy rápido y la masa por dentro quede cruda y la rosquilla muy oscura. 
Comenzamos a echar las rosquillas, rehaciendo  el agujero si se hubiera  cerrado mucho.
Al sacarlas ir  colocando sobre papel absorbente y posteriormente mientras están calientes, rebozar en el plato del azúcar.














0 comentarios: