viernes, 3 de febrero de 2012

ENSALADA DE REPOLLO

¿Cuantas veces habéis ido a comprar una lechuga y os habéis encontrado que no quedan en la tienda o que están feas y con bichos o están caras para las cuatro hojas que traen?... 


Os voy a dar una alternativa a la lechuga, y que encontrareis en todas las épocas del año: EL REPOLLO. 
Si os interesa buscad todas las cualidades que tiene  y comprobareis que al ingerirse crudo mantiene todas sus propiedades intactas.
Es otra forma de comer esta verdura, muy poco consumida en crudo en España, y que aquí en Montenegro es la ensalada más habitual. 
Hace años encontrar una lechuga verde, en este país, era tarea casi imposible. Ahora ya no suelen faltar en los puestos del mercado, pero las costumbres siguen muy arraigadas y se sigue consumiendo más el repollo que la lechuga.
Aquí no compramos las lechugas por piezas sino por kilos y como curiosidad os diré que el precio del kilo, en este momento en la pequeña tienda que hay junto a la plaza está a 1,40€;  si vais a la plaza pequeña junto a la catedral, y os notan que sois extranjeros el precio le tendréis entre  2€ y 3€.


INGREDIENTES

1 repollo blanco mediano
aceite de girasol  para aliñar
media cucharadita de azúcar (opcional)
vinagre de manzana
sal


NOS PREPARAMOS

Eliminamos las primeras hojas que están abiertas, descartando todas las que estén feas y sucias o no estén blancas.
Lavamos el repollo entero bajo el grifo, sin cortar.
No será necesario lavar nada más ya que el repollo al estar cerrado y prieto no está sucio. 
Hay unos cortadores manuales que cortan como gilletes y con ellos se hace muy bien. Si no lo tuvierais no os preocupeis a mano queda bien y es lo artesanal.


ELABORACIÓN.

Cortamos el repollo en la mitad y colocamos la parte plana sobre la tabla para hacerlo a mano en esta ocasión.
Con la ayuda de un cuchillo largo y afilado iremos cortando el repollo en hilitos muy finos. 
Colocamos en una ensaladera los hilillos de repollo y con las manos les damos unos apretones, de esta forma pierden dureza y quedan blandos.
Aderezamos con sal, azúcar,  aceite de girasol y vinagre, todo ello al gusto.

  


0 comentarios: