martes, 5 de abril de 2011

ESPAGUETIS- SPAGUETTIS CON AJO Y ACEITE


Srecan rodjendan Raso 

Para 4 personas


Mi suegro es una maravillosa persona, de gran corazón y buena conversación. No le preguntes por su colección de monedas porque ya no te levantarás de la silla en unas cuantas horas. ¿Y de política? ...  te lo discute todo.  ¿De la guerra?... lo malo lo obvia, salvo para determinadas tertulias y lo bueno... disfruta contándolo.


Una de las cosas, que nos dice  cada vez que hacemos espagueti en casa es: “ ¡como los macarrones que hacían los italianos durante la guerra no hay nada!”... ¡Yo le creo!
Para empezar, el está habituado al macarrón. No acaba de gustarle eso de tener que enrollar un interminable hilo gomoso, que no acaba de enroscarse en el tenedor y que cuando crees que lo tienes bien atado y le has ganado la batalla… ¡comienza a deshilacharse en el trayecto hacia la boca  y  hay que volver a empezar!… sin olvidar;… ¡las deshonrosas medallas que van dejando en las camisas!... 

Hay que reconocer que a veces son fastidiosos,  pero resultan divertidos cuando estas en familia. En público ya es otro cantar, casi es mejor pedir macarrones, como prefiere mi suegro.

Esta forma de hacerlos le gustan mucho por lo simples y sabrosos que son, eso si : “cortaditos le recuerdan más al macarrón”.

Ingredientes:

500 gr.  espagueti
12 dientes de ajo
abundante perejil
1 vaso de aceite de oliva extra-virgen
guindilla (ají, chile, chili, cayena, peperonchin) al gusto


Elaboración:

Lo importante de esta receta es tener un buen aceite, con eso parte del éxito ya está garantizado.
Cocemos los espaguetis con abundante agua, sal y un chorrito de aceite. Cuando estén al dente , les ponemos en un escurridor y  los refrescamos unos segundos, bajo el grifo con agua fría. De esta forma cortamos la ebullición de la pasta.
Los mantendremos calientes hasta que tengamos lista la salsa. No vamos a tardar mucho.
Ya teníamos preparados  los ajos: les hemos eliminado la parte central para que no nos repita y los hemos picado muy menudos.
En una sartén ponemos el aceite de oliva, echamos  el ajo picado muy menudo y la guindilla muy troceada.
Dejamos que se hagan unos segundos hasta que empiezan a dorarse los ajos y retiramos del fuego.
Si vemos que no están muy salados los espaguetis añadimos un poco de sal al aceite, mientras se hacen los ajos.
Echamos enseguida esta salsa sobre los espaguetis. Envolvemos bien. Han de quedar algo grasientos. Si veis que es poco aceite echar un poco más, no os preocupéis,  el aceite de oliva tiene muchas propiedades.
Al servir en los platos espolvoreáis bien con perejil cortado muy menudito.

Priatno!

0 comentarios: