lunes, 21 de marzo de 2011

ALBONDIGAS EN SALSA

…¿QUÉ FUE ANTES LA HAMBURGUESA AMERICANA O LA ALBONDIGA ESPAÑOLA?...
 
¡La albóndiga! 

¡Yo toda mi vida he conocido las albóndigas! No he pertenecido a la generación de la hamburguesa y a aquel boom del: “Bienvenido Mr. Mac Donald”; por suerte me cogió ya algo mayor.
Durante la generación de mis hijos tuvieron su apogeo, pero por fortuna, todavía el ir a comer una hamburguesa se reservaba, para los convites de cumpleaños con los compañeros de colegio  o cuando engañaban a los abuelos con carantoñas, para conseguir ir a por los muñecos del “Happy meal”. 

En realidad las hamburguesas pasaban sin penas ni glorias pero los juguetes eran objetos de coleccionismo en las estanterías de los peques.
No soy partidaria de las hamburguesas industriales pero sí de aquellas en las que tu misma seleccionas la carne, condimentas y fríes. ¡ESAS SI QUE ME GUSTAN!
De momento vamos a dejar la carne picada en bolitas sin aplastar: “nuestras hamburguesas españolas”,  “NUESTRAS ALBONDIGAS”.

Ingredientes:

½ kg. de carne picada de ternera
½ kg. de carne picada de cerdo
½ kg. de tomates para salsa
1 cebolla grande
4 dientes de ajo
perejil
sal
pimienta
100 gr. de guisantes
perejil
2 hojas de laurel
2 huevos
guindilla opcional
3 cucharadas de pan rallado o 1 rebanada de miga de pan
leche
1 vasito de vino blanco
1 vaso de caldo o si no tenemos un cubito de caldo concentrado diluido en agua.
harina
Aceite de oliva

Nos preparamos:
Mezclamos las carnes en un recipiente
Pelamos y quitamos el centro del ajo para que no nos repita.
Picamos los  ajos y las cebollas  muy menudo.
Ablandamos la miga de pan sumergiéndola en la leche. La apretamos y escurrimos para eliminar el líquido.
Picamos el perejil.

Elaboración:
En un cazuela con aceite de oliva pochamos toda la cebolla, los ajos y el laurel a fuego suave.
Separaremos unas cuatro cucharadas de esa cebolla pochada para incorporarla a las carnes picadas . Las mezclámos  bien
Salpimentamos las carnes y agregamos el perejil.
Echamos los huevos.
Echamos la miga desmenuzada o el pan rallado
Envolvemos bien todos los ingredientes.
Vamos cogiendo carne con una cuchara y formamos unas bolas  de aproximadamente  unos 25-30 gr. Las enharinamos.
En una sartén ponemos  suficiente aceite para freír las albóndigas, y las vamos reservando en un plato.
Volvemos a la cazuela donde tenemos la cebolla y añadimos una cucharadita pequeña de harina y dejamos cocer unos minutos para que coja sabor.
Añadimos el vino blanco y dejamos evaporar el alcohol.
Añadimos las albóndigas a la salsa.
Vertemos el vaso de caldo y el colorante , comprobamos el punto de sal y dejamos cocer a fuego suave durante unos quince minutos.

¿Que os parece un puré de patatas para acompañar?



0 comentarios: