miércoles, 16 de febrero de 2011

BIZCOCHO DE LECHE



Hay un ingrediente que vamos a utilizar en esta receta, que no estoy segura si lo encontrareis en Montenegro; "Leche condensada".

Yo lo estuve buscando hace un par de meses y no  hubo forma de encontrarlo. Por favor,  si alguien de allí lo lee le agradecería me indicara como se comercializa  y donde se puede encontrar. En los supermercados principales que hay en la capital y alrededores no la he localizado.
¡Mi maleta ya no da más de sí y las compañías aéreas cada vez me lo ponen más difícil!
Lo demás es fácil...

Este pastel se le conoce como "torta tres leches" . Al    hablar con mi hija un día me dijo: ¡ Que nombre más feo!...tiene razón, un pastel tan bonito merece mejor nombre. Le llamaré "Bizcocho de leche". Gracias hija.

Nos preparamos:

Para hacer cualquier bizcocho es importante tener preparado el molde lo primero, para evitar que  la mezcla nos repose mientras le preparamos y nos pierda el aire que coge al batirla.
Cogemos un molde: a mí me gusta de forma rectangular, me resulta más fácil para  servir.
Untamos el interior del molde con mantequilla y con la ayuda de un colador espolvoreamos con harina. Volcamos el recipiente para eliminar  la harina que haya caído en exceso.
Mantened el horno precalentado.

Ingredientes:

150 gr. harina floja (tipo 400)
1 cucharada aroma de vainilla
5 claras de huevos
5 yemas de huevo
225 gr. azúcar
140 gr. leche líquida
1 cucharada de vainilla
2 cucharaditas de levadura química (tipo royal)
Para mojar el bizcocho:
410 gr. leche evaporada (una lata)
400 gr. leche condensada (una lata)
400 ml. leche entera (medirlo con las latas)
400 gr. nata líquida (medirlo con las latas)
1 cucharada vainilla
Para adornar:
200 gr. de coco

En un recipiente:
Batimos las claras hasta conseguir consistencia merengue, añadimos una cuarta parte del azúcar y seguimos batiendo hasta que estén bien firmes.
Batimos las yemas con  el resto del azúcar hasta que cojan un color blanquecino.
En un recipiente ponemos la harina tamizada. Hacemos un hueco  en el centro ; añadimos la leche a temperatura ambiente y la levadura.
A continuación añadimos las yemas y mezclamos bien  la masa con una espátula o con las varillas .
Vamos añadiendo las claras de poco en poco para que no pierdan su consistencia.
Lo mezclamos todo bien y añadimos la vainilla. Mezclamos.
Echamos en el molde que ya teníamos preparado y metemos al horno a 150º durante 45 minutos. En la foto veréis el color que tomó el bizcocho.
No abráis la puerta del horno en ningún momento, porque se nos bajaría el bizcocho. Solamente al final podéis pinchar con la aguja de un pincho moruno; si sale limpio estará hecho. ¡Mi madre o mi abuela hubieran dicho con una aguja de tejer!.

Mientras está en el horno, preparamos la salsa para mojarlo: ...
    ...  En un recipiente  mezclamos bien: la leche condensada, la leche, la nata líquida, la leche evaporada y la vainilla.
Reservad en la nevera para que siga fresco.
Sacamos el bizcocho del horno y dejamos enfriar.  
Cuando está frío con la ayuda de un tenedor pinchamos toda la superficie del bizcocho para que al echar la salsa penetre bien.
Sacamos de la nevera la salsa, la volvemos a  batir unos segundos con el mismo tenedor o varillas y empezamos a echarlo por encima del bizcocho, repartiendo bien por todas las zonas.
El bizcocho se beberá la leche como una esponja. 
Para decorarlo; espolvoreamos con el coco y cubrimos toda la superficie.
Hay quien por encima pone unas claras batidas a punto merengue, pero creo que es excesivo en cuanto a calorías. 
¡De vez en cuando podemos darnos algún caprichillo dulce, pero tampoco hay que exagerar!

2 comentarios:

javiencasa dijo...

Exquisito ... pero no se te ocurra poner el contenido calórico, jajaja.
Un abrazo desde Valterna.
Javi

Aroma y Cocina dijo...

Gracias Javi! Un abrazo!
Begoña