miércoles, 19 de enero de 2011

MEJILLONES FRESCOS. LIMPIEZA

Sencillos pasos:

Tendremos un cepillo de uñas que destinaremos siempre para la limpieza de los alimentos en la cocina.

Metemos los mejillones en un barreño con agua y les dejamos a remojo un poco para ablandar la suciedad.
Cepillamos la concha y con un cuchillo quitamos todo lo que tengan adherido.
Las barbas que le salen las atenazaremos entre el dedo pulgar y el cuchillo y tiraremos de ellas en dirección hacia nuestro cuerpo para arrancarlas.
Lavar nuevamente asegurándonos que no queda arena o suciedad.
Si no se fuera a utilizar la concha ni el caldo de cocción, podríamos raspar un poco menos la concha y coger directamente la carne del mejillón.

!Animo que no son tantos!

0 comentarios: