viernes, 28 de enero de 2011

CALLOS: LIMPIEZA Y COCCION


Siempre que hago callos, pienso que esa es la última vez que los hago, pero nunca lo cumplo. Están tan ricos que al final… la satisfacción de verlos comer a la familia y amigos… ¡es suficiente recompensa!
Lo que pienso es que ya que me molesto cocino como mínimo 2 kilos y como se conservan bien incluso congelados, tengo callos para varias ocasiones.
Abrid bien las ventanas porque el olor mientras limpiamos y cocemos todos los ingredientes no podemos decir que sea muy aromático.
    Ya estoy con el delantal…. (y la mascarilla)… (lo de la mascarilla es broma, te acabas acostumbrando).Vamos allá…

Para la limpieza de los callos:

Hoy en día en las carnicerías los callos se venden bastante limpios y su limpieza no es tan trabajosa.
De todas formas no viene mal tener algunas nociones:

Tendremos  los callos en remojo durante seis o siete horas, cambiándolos a menudo de agua. Después de estas horas de prelavados, sumergimos  los callos en agua con vinagre, durante unas dos horas más. Raspamos bien para quitar toda la suciedad o baba verde que salga.
Sumergimos en agua con limón exprimido. Mantenemos así durante  otras tres o cuatro horas.
Cortamos en trozos pequeños; siempre que los corto pienso que su tamaño no sea demasiado grande para que en caso de atraganto, no bloqueen la garganta. Tenedlo en cuenta.
En una cazuela echamos agua suficiente para que les cubra. Se pone una cebolla cortada a la mitad, 1 diente de ajo, perejil y sal.
Echamos los callos y dejamos cocer unas 2 horas. Han de quedar un poco duros porque luego vamos a hacer callos a la madrileña y volverán a cocerse otras dos o tres horas. El tiempo necesario  lo iréis comprobando vosotros.
EL CALDO NO SE APROVECHA podéis tirarlo.

0 comentarios: